Cuando recurres a un servicio para afilar cuchillos en Zaragoza para volver a conseguir que tus cuchillos de cocina sean útiles, es necesario que sepas que el ciclo de vida tus cuchillos no depende solamente de un buen afilado. Existen algunos factores más a tener en cuenta que te ayudarán a hacer más duraderos los cuchillos al tiempo que se mostrarán siempre listos para empezar a trabajar.

Además de afilar cuchillos en Zaragoza con regularidad para garantizar que el filo siempre es el adecuado y que va a cumplir su función, es importantísimo que cuides la superficie de corte. Al cortar sobre superficies duras como las mesetas de mármol o sobre azulejo y piedra, la presión y el contacto del trabajo de corte inciden de manera directa en el delgado ángulo del filo, consiguiendo que se desgaste muy rápido. Es recomendable que utilices una tabla de madera o de otro material que absorba el impacto de los cortes. Trabajarás de forma más segura al tiempo que minimizas el desgaste de los filos.

Para almacenar los cuchillos, es recomendable que dispongas de un taco en el que enfundar los cuchillos o de una barra magnética. De esta forma, además de tenerlos más a mano que metidos en un cajón, evitarás que los filos se toquen entre sí, evitando que se puedan dañar lo más mínimo. Además de esto, es recomendable que siempre limpies los cuchillos de manera manual. Es muy sencillo, basta con ponerlos bajo el agua y frotarlos con un paño y algo de jabón para que queden perfecto. Aunque sean de acero inoxidable, debes secarlos antes de introducirlos en un taco o ponerlos en una barra magnética, con lo que conseguirás que se conserven mejor y no proliferen las bacterias.

Si necesitas más consejos de uso y cuidado de tus cuchillos, no dejes de contactar con nosotros en Cuchillería San Gil.