Teléfonocómo llegar
blog

Historia del afeitado

Historia del afeitado

Hoy casi todo el mundo se afeita. Muchos hombres lo hacen a diario quitándose la barba. Otros, aunque se dejan la barba, se la recortan o se afeitan distintas partes del cuerpo. Podemos comprar cuchillos y navajas en Zaragoza, quizás las herramientas más profesionales y tradicionales. Pero ¿es afeitarse algo relativamente reciente? Ni mucho menos.

La tradición de afeitarse se remonta al hombre de las cavernas. De hecho, se cree que el afeitado es anterior al corte de pelo. Por aquel entonces, utilizaban conchas para quitarse el vello de la barba, aunque, observando sus pinturas, vemos que a algunos seres los pintaban con barba y otros sin ella. Seguro que afeitarse en seco con una concha afilada tenía que ser bastante doloroso.

El siguiente avance lo encontramos en los egipcios. Ellos se afeitaban la cabeza y sus sacerdotes se afeitaban todo el cuerpo cada tres días. Ya lo hacían con navaja, que llega hasta la actualidad, como con los cuchillos y navajas en Zaragoza. Al principio, las usaban de oro y, más tarde, de cobre.

Los amerindios también se afeitaban. Bueno, más bien se depilaban. Estos también usaban conchas, en este caso, a modo de pinzas con las que se quitaban la barba unos a otros.

En los cimientos de nuestra civilización, como son la cultura griega y romana, vemos que ellos también se afeitaban. La razón principal es porque en la guerra podían agarrarte de la barba y era un inconveniente. Los romanos siempre llevaban su navaja de afeitar. Ya por la Edad Media, estas navajas eran de hierro.

A mediados del siglo XIX se pasó a las navajas de acero y el estilo de navaja que conocemos hoy. Poco después, a principios del XX se inventaron la maquinilla de afeitar y la maquinilla eléctrica.

Desde San Gil cutlery te ofrecemos las mejores herramientas para un buen afeitado con navaja.

haz clic para copiar mailmail copiado